domingo, 4 de julio de 2010

Perro que ladra



Perro que ladra

No muerde…

Caninos de puta madre

Ya me han puesto sus colmillos con rabia

En el muslo izquierdo

Son parte del telescopio

Aquel gran ojo

Los vigilantes del faro

Que jamás intentaron vernos como barcos,

Que llenaron sus hocicos

Con ladridos de amor espumoso

Vaciándola en la mordida caridad perra

De huesos y migajas quiltras

Guau guau guau…

Quedan pegados en la leva

Las perras culiadas de la ANI

Los científicos lamen el rabo

El robo lamiendo las calaveras

Los chihuahuas gritan de cobardía

Los dálmatas llaman a la unificación

Los pitbull dicen Hi Führer

Guau guau guau…

(Siguen ladrando)

Perro que ladra

No muerde…

Me toman de los hombros

Me toman los brazos golean mi cabeza

Llenan mis ojos de gas

Pierdo el conocimiento

Llego a un cuarto

Hay sogas fierros

La camilla de metal

Manchas de sangre

Ladran los sabuesos tras su comida

Enterrada en mi patio

Son perros de gafas oscuras

Encerrados en jaurías con barrotes

Armados de miradas disimulados

Ladran

Ladran

En mis oídos

Muerden todos los muslos izquierdos

Cortan las manos del escritor

La lengua del cantor

La risa del alegre

La receta de quien

Sabe cocinar el plato

Que alimente la vida.

Los hijos de perra

Golpean mi rostro con la culata

Perros de presa

Los canes que parecen Caines

En el campo abierto de la justicia

Desaparezco en los ladridos

No tengo voz

Me ven esos ojos

Jeringas tubos cables corrientes

Me callo

Liberándome como ser libre de cárcel

Rio

Apuntan con sus cuatro patas

Mi revolver con la cabeza

De quien he sido

Hasta esta mañana,

Me voy

¡Ladren!

¡Guau! ¡guau! ¡guau!

¡Son unas buenas mascotas!

Me parten la ceja

Cae la tempera del pincel

La pintura se torna borrosa

Violan a una compañera

Entre dos sedientos perros de humanidad

Ironizan con su complexión

La ultrajan la tocan la matan

Ladran sin parar…

Allanamientos

Montajes

Manipulaciones

Los perros ya no están ladrando

Van mordiendo al que pasa

La reja de la libertad

Al que mira fijamente el sol

Creyendo en su significado pleno de luz,

Persiguen a quien huele lo podrido

Que se encuentra en las perreras

Los quiltros vendidos

Los bóxer llegan a mi celda

Ladran

Ladran

Golpean mi rostro con la foto

De la flor que traje al mundo

Teñida de pólvora…

Los ojos inmensos

Los perros defecan en silencio

Día y noche

Mientras caen los muslos

Izquierdos de los que estamos

Siendo mordidos con rabia.


RORue

2 comentarios:

Whisperer~ dijo...

"Cortan las manos del escritor
La lengua del cantor
La risa del alegre".

Debo decir que 2 años de silencio, no trascurren en vano. Te felicito por tu poema, una bella personificación, ya que, no enloda a los amigos del hombre. A veces pueden tener más humanidad, que esos perros que mencionas en el texto.

Saludos Rodrigo.

Flor dijo...

Lo terrible es que los perros nos contagien de rabia y que cuando espumosas nuestras bocas, esta logre ahuyentar y disgregar a los vencidos de esa tortuosa batalla.

Al menos una flor nace en aquel jardín obscuro.

Que tal si un abrazo!